Eres un mal vendedorLo primero que quiero dejarte claro es que las empresas, en general, solo verán en ti a un mal vendedor si no vendes de manera regular lo que te han pedido.
¿Te gusta lo que te he dicho? Es igual, o vendes o a la calle. Es igual que seas buena persona, que estés alineado con la empresa, que te lleves bien con tu jefe, etc. Esto es binario: un 1 o un 0.
Así y todo, es bueno recordar que ss más habitual que despidan a una buena persona que no vende que a una mala persona si vende.

¿Te pueden despedir si eres un vendedor magnífico?

¡Claro! Tal vez no inmediatamente, pero lo podrían hacer, tarde o temprano.
Para tu empresa no será fácil la decisión de prescindir de un “mal” vendedor que tiene éxito, pero si la empresa percibe que a pesar de ese éxito pueden llegar problemas en un futuro se lo replanteará (a alguno le dará igual, cobrará sus buenas comisiones y se marchará a otra empresa)

Cuando hablamos de los problemas que le pueden llegar a las empresas tenemos primero que ver lo que la empresa analizará:

  1. Si el modo de actuar del vendedor generará repercusiones y de qué tipo:
    • Si se verá afectada la reputación de la empresa.
    • Después, si esa actitud pudiera originar que se perdieran esos clientes en un futuro.
  2. Si el modo de actuar del vendedor se puede modificar.
  3. Si se pueden mantener los clientes con las mismas ventas, asignándolos a otros vendedores.
  4. Si a pesar de todo ello, se puede mantener al vendedor con sus mismos procedimientos: Es, teóricamente, la peor solución. Se corre un riesgo, pero, si no hay otro remedio, lo primero son las ventas. Recordar que lo más importante para una empresa son sus beneficios, si no, no hay empresa.

Qué es ser un mal vendedor

Algunos factores o actitudes que, en mi opinión, pudieran indicar que eres un mal vendedor son:

1. No estás vendiendo: ya lo hemos comentado, pero que quede claro que si no estás vendiendo es que eres un mal vendedor. Y si te crees un gran vendedor y le echas la culpa a la empresa, productos, descuentos, etc., deja de quejarte y vete a trabajar a otra empresa.

2. No conoces bien lo que vendes: Si no conoces tu producto o servicio no sabrás adaptarlo a lo que te está pidiendo el cliente, ni sabrás explicarte cuando te pida información, ni sabrás diferenciarlo de la competencia. Puede ser que vendas varias veces, pero no muchas. Un gran vendedor siempre tiene que ser un experto en lo que vende.

3. No sabes manejar la comunicación con el cliente, tanto con argumentos como con técnicas de venta: Convencer y vencer. Saber llevar al cliente por donde te interesa, y si fuera necesario manejar una buena técnica de venta para posicionarle a tu favor y cerrar la venta.

4. No realizas un buen seguimiento de las operaciones que llevas: Es fundamental el control de las diferentes etapas del proceso de cada venta y cómo estar bien posicionado en cada una de ellas para inclinar la balanza a nuestro favor.

He dejado aparte la falta de empatía, y de amabilidad la excesiva agresividad, el adelantarse a las palabras del cliente, etc., porque muchas veces es mejor carecer de ello y vender que ser demasiado débil y no llevarse ni un pedido.


¡Y ahora mis novelas de misterio!

Atrévete a leer mis novelas de misterio que puedes adquirir en Amazon, en formato ebook y papel.

En la primera, EL DEBER OSCURO el protagonista es un Consultor de Ventas, aunque con un sentido del deber tan personal que produce trágicas consecuencias en todo lo que le rodea.

Y la saga continúa con la segunda novela, REGRESSUS, donde se desvela quién es el verdadero autor de la primera novela, al que le suceden hechos paralelos a los que él escribió.

¡Todo un desafío!