hacer algo más para mejorar en ventasA veces escuchamos a los dueños de pequeños comercios o establecimientos hoteleros (no ya digamos empresas) hablar sobre sobre la crisis y lo difícil que es sobrevivir.
Mi respuesta siempre es la misma: “siempre se puede hacer algo más para mejorar en ventas y tú, antes de echar la culpa a la crisis, ¿has hecho todo lo posible por tu parte para mejorar antes de echar la culpa a la crisis?”

Todo esto me viene a la memoria cuando veo en el Restaurante Hangart del Polígono Industrial de Torrellano, Elche (que, por cierto, os recomiendo, por su decoración, trato y oferta) una nota para que aquellos clientes que lo requieran les podrían enviar por email cada día el menú que pueden encontrarse al día siguiente.

Este tipo de acciones son muy positivas no solo porque significan un servicio al cliente habitual sino porque demuestran la mentalidad proactiva de este establecimiento hacia una mejora en la venta. Esto es un ejemplo para el resto de establecimientos.
En el caso de bares y restaurantes, no se trata de llorar porque entran menos clientes sino darse cuenta de lo patético de la oferta de muchos de estos establecimientos en cuanto a lo visual y al producto que ofrecen: cafés torrefactos que te matan los intestinos; te pides una tostada con pan y te sacan un pan industrial que no hay quien se lo trague, por no decir que vas a desayunar y no tienes en la estantería nada de bollería (y menos de bollería comible). Da gusto cuando vas a Francia y pides un croissant para desayunar y, en la mayoría de los casos, te lo sirven crujiente con un café de calidad.

Mejorar en Actitud

Y por no hablar de la actitud, muchas veces pasota de los profesionales, sin ninguna sonrisa en su cara y atendiéndote con prisa. No dudo que son profesionales igual con 30 años de experiencia pero la experiencia no es suficiente mientras que la actitud lo es todo. Y sobre actitud me gustaría que vieseis el vídeo de Victor Küppers. Küppers habla de que con el conocimiento y las habilidades no basta, la actitud es fundamental. Bueno, de esto ya hablaban los hindúes antiguos cuando el tridente de su dios Shiva representaba el conocimiento, la acción y la voluntad. Parece que todo vuelve, como el eterno retorno de Nietzsche.